Trastorno de la fluidez verbal: disfemia o tartamudez

Entre los diferentes trastornos de la fluidez verbal, la disfemia es definida como un trastorno del ritmo del habla caracterizado por disfluencias. Pese a que el sujeto sabe exactamente lo que va a decir, es incapaz de decirlo con normal fluidez por causa de involuntarias repeticiones, prolongaciones o interrupciones en los movimientos productores del habla y, consecuentemente, en el flujo sonoro verbal.

Este síndrome clínico acompaña patrones conductuales, cognitivos y afectivos difíciles de tratar. Los que llamamos comportamientos secundarios (tics, tensión muscular, onomatopeyas, evitaciones…) y son la consecuencia de las prolongaciones, repeticiones o bloqueos.

¿Cuáles son los factores de riesgo de la disfemia?

Conocer los factores de riesgo permitirá realizar un diagnóstico precoz y, de esta manera, poder acceder rápidamente a un tratamiento que ayude a la remisión total o a la reducción de los síntomas de la tartamudez. Además, se podrá minimizar el impacto en la calidad de vida del niño o de la niña con este trastorno.

    • Antecedentes familiares: el riesgo de que una tartamudez sea crónica, aumenta si dispone de carga familiar. Existe un factor genético que trasmite una predisposición para la disfemia. Entre el 70% y el 80% de las personas con tartamudez poseen un familiar que tartamudea.
    • Sexo: la distribución por sexos tiende a ser igual, pero la tartamudez crónica tiene un predominio mayor en el sexo masculino. La remisión espontánea ocurre con mucha más frecuencia entre las niñas. Por lo que en edad adulta, el radio será aproximadamente de 4 hombres por 1 mujer.
    • Edad de inicio: los niños que comienzan a tartamudear antes de los 3 años y medio, tienen mayor probabilidad de superar la tartamudez que aquellos que inician su tartamudeo a partir de esta edad.
    • Duración del cuadro de tartamudez: la mayoría de los niños que comienzan a tartamudear dejarán de hacerlo aproximadamente alrededor de 12 meses. Si el niño continua tartamudeando durante 6 meses, es importante recurrir a un especialista. A medida que el tiempo pasa disminuye la posibilidad de remisión.
    • Cohesión de trastornos del habla y del lenguaje: si la tartamudez se asocia a trastornos del lenguaje y/o del habla, sobre todo si hablamos de un trastorno fonológico, tiene mayor probabilidad de derivar a un cuadro crónico de la tartamudez.
    • Tipo de disfluencia y velocidad del habla: si presentan tics asociados, más de 3 repeticiones de sonidos o sílabas y además contamos con una velocidad de habla muy alta, aumenta la posibilidad de que la tartamudez persista.

¿Cuáles son los tipos de tartamudez?

En la clasificación etiológica de la tartamudez se pueden observar:

    • Tartamudez farmacógena
    • Tartamudez psicógena: por trauma severo
    • Tartamudez neurógena o adquirida: por lesión cerebral
    • Tartamudez evolutiva o del desarrollo: la más común. Comienza cuando el niño está aprendiendo el lenguaje y el habla, alrededor de los 2 y 5 años

La clasificación clásica según el tipo de disfluencia se divide en:

    • Tartamudez tónica: repetición compulsiva, de sílabas o palabras
    • Tartamudez clónica: inmovilización o espasmos musculares que producen interrupciones silentes o habla entrecortada
    • Tartamudez tónico-clónico o mixta: confluencia de ambos aspectos. Puede predominar una sobre otra

¿Cuál es la evaluación y tratamiento y por quién es llevada a cabo?

En la evaluación el logopeda valora el habla fluida (velocidad,articulación,conversación…), los comportamientos secundarios (tics, grados de ansiedad, repercusión vital, evitación, situaciones…) y los comportamientos primarios (tipo de disfluencia, frecuencia, órganos articulatorios implicados…). También será importante la valoración del contexto familiar. Las orientaciones logopédicas a los padres suponen una reducción significativa de la tartamudez.

El logopeda es el especialista encargado de la evaluación y el tratamiento de la tartamudez. Aunque muchas veces también es aconsejable el trabajo coordinado con el psicólogo. En Vithas NeuroRHB contamos con profesionales especializados que valoran y tratan de manera personalizada este tipo de trastorno.

Post redactado por los profesionales de Logopedia de Vithas NeuroRHB Vigo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Llamar