Rehabilitación ecológica para familiares intrépidos

Dentro de la rehabilitación cognitiva se puede aliviar la atención con el uso de agendas

Cuando hablamos de Rehabilitación Cognitiva del Daño Cerebral y del  modelo de actividades que los profesionales planteamos para los pacientes, nos preguntamos siempre si los objetivos que queremos alcanzar se extenderán hacia la mejora de las actividades cotidianas, como poner una lavadora, recordar que día es el baile de fin de curso de tu hijo o enterarte en las noticias quién es el nuevo presidente de tu país.

El objetivo definitivo de la rehabilitación es llegar a conseguir el máximo desempeño y calidad de vida posible mediante el manejo de todas éstas funciones que emprendemos sin a penas parpadear, y que pueden resultar un gran esfuerzo después de sufrir daño cerebral.

Dentro de los centros contamos con herramientas para consolidar el aprendizaje de tareas que implican una rehabilitación holística. Aunque, es importante no desatender que el lugar donde se han puesto en práctica nuestras capacidades cognitivas (orientación, atención, memoria, funciones ejecutivas, entre otras…) ha sido en un contexto familiar, donde el material y los objetos son conocidos, son nuestros. Y que nos puede ser útil siempre que vosotros, los familiares, estéis dispuestos a adentraros en éste proceso.

Rehabilitación Cognitiva del Daño Cerebral

Es importante que conozcamos las dificultades y límites de nuestro familiar al que queremos ayudar, que intentemos proponerle tareas que no le resulten un obstáculo difuso, y siempre teniendo en cuenta la fatiga que le puedan generar. Por eso, es necesario empezar con ejercicios sencillos y que siempre sean motivantes, funcionales en su vida. Al conocer mejor que nadie sus gustos, tendremos un amplio abanico de ideas que incitarán su interés por participar.

  • Ideas para orientar a la realidad:

    • Reloj y calendario en lugares visibles
    • Remarcar fechas señaladas como aniversarios, cambios de temporada, celebraciones anuales…
    • Decoración e imágenes que se asocien a esta época, así como actividades que se suelen realizar
    • Por ejemplo, en verano salir a tomar un helado o en Navidad comprar regalos
    • La música también es un elemento clave para la orientación temporal en fechas muy marcadas
  • Avivar la atención:

    • Leer o escuchar en medios de comunicación noticias breves (como la televisión o la radio) e ir aumentado el tiempo de exposición a éstas
    • Conversaciones sobre las noticias a las que la persona con daño cerebral ha prestado atención
    • Prestar atención a cosas que le gusten (música, videoclips, películas, partidos de fútbol, miniséries, series, etc.)
    • Fijarse en los objetos que forman parte de habitaciones o mobiliario donde reside y anotar el orden de éstos. Por ejemplo, ordenar alfabéticamente los nombres de los libros de su estantería
    • Anticiparle que algo va a suceder. Por ejemplo, que alguien va a llamar al timbre o que esté atento a una llamada pendiente
    • Realizar llamadas a familiares mediante una agenda donde se hayan anotado previamente los números de teléfono
    • Anotar actividades pendientes en agendas, listas de la compra, información general que le sirva en un futuro…
  • Reforzar la memoria mediante compensación:

    • Utilización de agendas y alarmas. Uso de tablets o móviles que les ayuden a recordar actividades pendientes
    • Horarios con rutinas establecidas
    • Hacer uso de fotografías sobre familiares que no suelen estar presentes en su rutina
    • Mantener la localización de objetos personales en el lugar en el que suelen estar
    • Intentar recordar en el supermercado qué cosas habíamos apuntado en la lista de la compra e ir comprobándolo
  • Incitar a la Planificación y la Organización (Funciones Ejecutivas):

    • Importante el uso de registros, horarios o agendas para guiarse y estimar el tiempo que le llevará la realización de las tareas
    • Desde organizar su armario, hasta planificar una fiesta de aniversario
    • Implicación en tareas del hogar como poner la lavadora (desde separar la ropa por el color,  hasta utilizar el programa de lavado)
    • Pasar tiempo con la familia y planificar actividades para hacer juntos
    • Darles la oportunidad de crear algo que les guste (huertos, arte, deporte, etc.). Aquí empieza vuestra creatividad

Para que estas tareas sean beneficiosas es muy importante seguir las pautas y consejos de los profesionales del Servicio de NeuroRehabilitación, para así poder ajustar la complejidad de las actividades a las capacidades actuales de nuestro familiar.

¡¡Manos a la obra!!

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar