La neurorrehabilitación infantil en prematuros está dirigida a bebés que presentan riesgos o problemas de desarrollo neurológico y niños con daño cerebral o trastornos neurológicos

Con los últimos avances obstétricos y neonatales la superviviencia de los bebés prematuros ha mejorado mucho en las últimas décadas. En España actualmente sobreviven hasta el 90% de niños nacidos antes de la semana 29 de gestación. Aunque, no debemos pasar por alto que hasta un 80% de niños nacidos en prematurez extrema, es decir, antes de las 28 semanas de gestación y con bajo peso, sufren daño neurológico que redundará en retraso en el desarrollo integral en mayor o menor grado.

Estas alteraciones se dan porque el bebé prematuro, respecto a los nacidos a término, tienen una maduración incompleta del cerebro, especialmente de la sustancia blanca, responsable de transmitir la información en el sistema nervioso.

Según la OMS, un niño es prematuro cuando nace antes de haberse completado 37 semanas de gestación. El nacimiento antes de las 37 semanas implica un aumento de las alteraciones a largo plazo en el desarrollo neurológico.

Secuelas neurológicas de los prematuros

Las secuelas neurológicas más frecuentes en niños prematuros son:

• Dificultad de aprendizaje
• Hiperactividad
• Déficit de atención
• Retraso simple del lenguaje
• Alteraciones visuales
Parálisis cerebral
• Alteraciones auditivas
• Discapacidad intelectual
• Dislexia
• Trastorno del espectro autista

Neurorrehabilitación infantil

La neurorrehabilitación infantil en prematuros está dirigida a bebés que presentan riesgos o problemas de desarrollo neurológico y niños con daño cerebral o trastornos neurológicos de cualquier tipo que puedan afectar a su capacidad funcional.

Este tipo de rehabilitación consiste en un conjunto de actuaciones que, con carácter global e interdisciplinar, buscan dar respuesta a necesidades, transitorias o permanentes, originadas por alteraciones en el desarrollo o deficiencias en la primera infancia.

El objetivo de la neurorrehabilitación en prematuros es fomentar la máxima autonomía posible en el niño y potenciar el desarrollo de sus capacidades. Teniendo siempre en cuenta que, en cada momento del desarrollo del niño, hay aspectos que son más sensibles a mejorar que otros, y por lo tanto, debemos saber qué es prioritario tratar.

La neurorehabilitación en la primera infancia siempre debe ser multidisciplinar y la familia debe implicarse directamente dando continuidad en casa a las actividades indicadas por los profesionales del Servicio.

En próximos post os hablaremos de cada uno de los programas específicos que hemos desarrollado en el Servicio de NeuroRehabilitación de Hospitales Nisa para la rehabilitación de bebés. Mientras, si tienes alguna consulta, no dudes en contactar con nuestros profesionales.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar