Beneficios de una sedestación activa. Método de Reeducación Postural en Movimiento

Método de Reeducación Postural en Movimiento para realizar una sedestación activa en personas con Daño Cerebral

El sedentarismo y las malas posturas son un problema frecuente en nuestra sociedad actual, pero en nuestros pacientes de Daño Cerebral Adquirido (DCA) es muy común, tanto por falta de movilidad como por compensaciones o déficit de sensibilidad propioceptiva.  Por ejemplo, es frecuente, en un paciente con una hemiparesia, observar una retroversión pélvica acompañada de retracción de los músculos isquiotibiales, una inclinación pélvica sumada a una inclinación del tronco, rotación de la pelvis, una cifosis dorsal aumentada, retracción de los músculos pectorales…

Para intentar concienciar al paciente y mejorar éstas y otras posibles alteraciones,  presentamos el Método RPM (Reeducación Postural en Movimiento) basado en el método Pilates. Este método pretende concienciar a cualquier persona de la postura corporal correcta, es un método único de control y acondicionamiento corporal mediante el estiramiento y el fortalecimiento muscular, a la vez que se mejora la flexibilidad y el equilibrio.

Principios del Método de Reeducación Postural en Movimiento

Los principios básicos del Método Reeducación Postural en Movimiento son:

  • Concentración: la técnica requiere atención y concentración para realizar el ejercicio con movimientos cuidadosamente controlados. Quizás este es el principio más difícil para los pacientes con DCA pues en la mayoría de los casos la atención está alterada.
  • Respiración: muchas personas tienden a contener la respiración mientras realizan el ejercicio y eso aumenta la tensión del cuerpo inhibiendo el aporte de oxígeno a los músculos. La respiración siempre debe acompañar el movimiento
  • Centro: con centro se refiere a la conexión de la contracción del suelo pélvico y la musculatura de la faja abdominal, es una contracción similar a “aguantar las ganas de miccionar”
  • Control: el control muscular es básico para mantener una postura y alineamiento correctos
  • Precisión de los movimientos
  • Movimientos fluidos, lentos y a un ritmo acompasado con la respiración
  • Aislamiento, evitando las compensaciones
  • Rutina y práctica regular: así se mejora gradualmente nuestra técnica y destreza

Este método contiene una batería de ejercicios muy extensa la cual necesita de una técnica adecuada y la guía de un profesional formado. No obstante, los ejercicios que exponemos a continuación son un inicio y muy beneficiosos para favorecer la movilidad y conciencia postural de los pacientes con DCA. Para  una realización sin riesgo de caída, el paciente debe de estar acompañado por otra persona, mantener una bipedestación segura e incluso marcha, ya que se van a realizar sentados sobre una pelota de Bobath o pelota Suiza.

Factores a tener en cuenta

Como se puede observar en la imagen que encabeza este post, algunos factores que se deben tener en cuenta son:

  • cabeza alineada, evitando cualquier inclinación y/o rotación cervical
  • hombros a la misma altura
  • espalda recta respetando las tres curvaturas fisiológicas: lordosis cervical, cifosis dorsal y lordosis lumbar
  • pelvis alineada, evitando inclinaciones, rotaciones y/o báscula pélvica, sobretodo en retroversión
  • las rodillas y los pies deben estar separados a la anchura de las caderas evitando rotaciones de cadera (la rodilla pléjica suele caer hacia afuera)
  • las caderas y rodillas deben estar flexionadas unos 90º, esto dependerá la elección del diámetro de la pelota

Únicamente con mantener la postura correcta sentado sobre la pelota ya estamos potenciando la musculatura tónica de nuestra espalda y pelvis y, además, también estamos manteniendo el equilibrio sobre una superficie inestable.

Es recomendable que el paciente se vea en un espejo para que pueda autocorregir su postura sobretodo si existe déficit de la sensibilidad propioceptiva.

A continuación vamos a realizar la báscula pélvica que se compone de dos movimientos: la anteversión y la retroversión pélvica.

  • En la anteversión pélvica las palas iliacas van a desplazarse hacia delante arqueando la columna lumbar de manera que habrá más apoyo de nuestros isquiones en la pelota. Se debe mantener el resto de la espalda lo más alineada posible Para completar el ejercicio debemos asociar este movimiento con el tiempo inspiratorio (coger aire) ya que se ve facilitado el movimiento diafragmático
  • En la retroversión pélvica las palas iliacas van a desplazarse hacia atrás, vamos a formar una “C” con la columna lumbar, de manera que vamos a sentarnos sobre nuestro sacro. A este movimiento asociamos el tiempo espiratorio (tirar aire) ya que va a facilitar la contracción del músculo transverso del abdomen

Para completar el ejercicio añadiremos las inclinaciones pélvicas. Para ello, debemos pasar el peso de nuestro cuerpo de una cadera a otra contrayendo el costado del lado contralateral.

Este ejercicio servirá, además de para potenciar y estirar la musculatura lumbar (sobretodo cuadrado lumbar) para tomar conciencia de dónde ponemos nuestro peso cuando estamos sentados, lo cual es beneficioso en un gran número de pacientes con Daño Cerebral Adquirido.

¿Qué beneficios puede tener el realizar estos cuatro movimientos en nuestra rutina diaria?

Como decíamos al principio, los principales beneficios son favorecer la movilidad, la conciencia postural, el estiramiento y fortalecimiento muscular y el equilibrio. Pero, también trabajamos nuestra concentración, mejoramos la calidad respiratoria haciéndonos conscientes de cuándo entra y sale aire de nuestro cuerpo, trabajamos la musculatura del suelo pélvico y, no menos importante, encontramos un tiempo para relajarnos con el movimiento.

Área de fisioterapia del Servicio de NeuroRehabilitación del Hospital Vithas Nisa Valencia al Mar.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar