Trabajador social

Todos los centros de NEURORHB disponen de trabajadores sociales que asesoran y orientan a quien pide información, de la manera más asertiva y objetiva posible. Explican a modo de abanico las opciones que existen, para que libremente puedan escoger que camino tomar.

La practica del trabajo social, en general es algo vocacional, que va mucho con la manera de ser de cada persona. En el caso de NEURORHB, juega un papel importante dentro de un equipo multidisciplinar (médicos, neuropsicologos, terapeutas ocupacionales, logopedas, fisioterapeutas…) teniendo sus propias funciones.

Nuestros trabajadores sociales orientan y facilitan de qué “hilo se puede estirar” pero los detalles de cada caso particular, debe contemplarlos el especialista de cada área.

Estrategias Creativas de Neurorrehabilitación

Entre las funciones que desempeñan nuestros trabajadores sociales con las familias se encuentran:

  • La atención a las familias, orientándoles y ayudándoles a afrontar la nueva situación social.
  • Prevenir la sobrecarga familiar, acompañándoles en la resolución de problemas de índole social que se generan durante el proceso de recuperación.
  • Conseguir una reintegración social y familiar, buscando el mayor bienestar de cada paciente y su cuidador.
  • Lograr, si es posible, una reinserción laboral
  • Interviene en todos los ámbitos donde se desenvuelve el paciente (familia, amigos, escuela, trabajo y entorno social), adecuando cada intervención de forma individualizada, buscando alcanzar la mayor autonomía en cada caso y su reinserción familiar, social y laboral.
Trabajo Social

Mientras que las que desempeñan dentro del equipo neurorrehabilitador son:

  • Estudio de la situación legal, social, laboral, escolar y familiar para realizar una intervención adecuada
  • Información y orientación de los recursos existentes para atender a los problemas detectados.
  • Orientación al resto del equipo de los mismos.

  • Tramitación y gestión de los recursos, aliviando así la sobrecarga de la familia.
  • Coordinación con organismos públicos y privados para la derivación de casos cuando sea necesario, así como elaboración del informe de derivación en cuestión.
  • Seguimiento de cada caso.
  • Búsqueda de nuevos recursos que faciliten la integración sociolaboral de los afectados.

El trabajador social interviene en todo el proceso rehabilitador, en coordinación con todos los miembros del equipo.

Es cierto, que cuando nos sobreviene una situación tan dura como es sufrir un daño cerebral, la prioridad siempre es la persona afectada, su estabilidad clínica y su evolución, pero también es importante, de manera paralela agilizar todos los papeleos y tramites burocráticos que puedan beneficiar a la familia de cara a un futuro.

Cosas como el trámite de una pensión o el reconocimiento de una discapacidad (minusvalía) y demás ayudas, son las que suelen informar y ayudar a conseguir nuestros trabajadores sociales, en los que se puede delegar para que lleven adelante estos trámites.

Existen pocos recursos específicos al finalizar una rehabilitación en daño cerebral. Por ello, hay que activar la creatividad, la capacidad de inventar y crear, de abrir la mente para optimizar los recursos existentes y proporcionar el mayor grado de bienestar que se pueda a todos los niveles. Y, en esto, nuestros profesionales gozan de una gran experiencia.