Todo lo que debes de saber sobre la afasia

Tpdp sobre la afasia

El lenguaje forma parte de nuestra vida. Lo utilizamos a todas horas y sin él no podríamos comunicarnos. Pero, ¿somos conscientes de lo importante que es? ¿Qué pasaría si me llaman por teléfono y no me salen las palabras para poder contestar? ¿Y si me preguntan mi nombre y no logro responder?

Normalmente, estas respuestas salen automáticas y no reparamos en el proceso que conlleva la comprensión de la pregunta y la emisión a ésta. Ahora bien, para ser capaces de responder a nuestro nombre cuando nos preguntan, antes el cerebro ha realizado una serie de procesos complejos. Unos procesos que las personas con afasia tienen dificultades para ejecutar.

¿Cómo responde nuestro cerebro a las palabras?

Para empezar a comprender lo que sucede en el cerebro de personas con afasia, debemos de saber cómo es ese proceso. Así que, primero imaginemos que en nuestro cerebro existe una caja con los sonidos de las palabras que conocemos (reconocimiento de la palabra) a la que llamamos léxico fonológico. Por otra parte, existe otra caja donde se encuentran lo significados de éstas palabras (comprensión de la palabra) que se llama léxico semántico.

Cuando escuchamos una señal acústica, como puede ser la pregunta a nuestro nombre, el cerebro debe analizarla. Esta señal, recorre una vía para llegar a la caja del léxico fonológico y reconocer los sonidos de las palabras que nos han dicho. A continuación, accede a la vía que nos conduce a la caja del léxico semántico para comprender qué significan esos sonidos. Con este proceso hemos comprendido lo que nos han dicho.

Ahora, para contestar, nuestro cerebro debe buscar el significado de lo que queremos decir en la caja léxica semántica y cruzar la vía de la caja léxica fonológica para conseguir los sonidos de las palabras que queremos expresar mediante el sistema motor articulatorio.

La afasia, cuando este proceso se rompe

Estos procedimientos son rápidos hasta que las vías de acceso a las cajas se rompen o se deterioran y no logramos acceder a la comprensión ni a la expresión de la palabra. Esto es lo que sucede con las afasias. Como hemos comentado en varios post anteriores, la afasia es la pérdida o disminución de la capacidad comunicativa.

Se caracteriza por la presencia de dificultades en el lenguaje expresivo, comprensivo, denominación, lectura y escritura, por la consecuencia de algún tipo de daño cerebral.

No somos conscientes de lo importante y complejo  que es el lenguaje hasta que se pierde, por lo que si nuestra capacidad de comunicación se reduce, necesitamos buscar vías alternativas para establecer una comunicación eficaz.

¿Qué debemos saber sobre la afasia?

Para empezar, es importante que conozcamos los tipos de afasia que existen. También debemos saber cómo se puede rehabilitar una afasia y cómo podemos ayudar a un familiar si la padece.

Tipos de afasia

La afasia puede manifestar una disminución de la comunicación de diferentes formas:

  1. Afasia Global. Si nuestro familiar sufre esta afasia observaremos que tanto su comprensión auditiva como su expresión se encuentran gravemente afectadas. Puede presentar mutismo total o sus emisiones pueden ser estereotipias. Veremos también que no logra leer ni escribir. Todas las vías de acceso a las cajas se han roto.
  2. Afasia de Broca o motora. Presentará un lenguaje no fluido, con expresiones agramaticales y producidas con gran esfuerzo articulatorio. La comprensión auditiva está preservada relativamente y en la lectura y escritura aparecen alteraciones similares a la producción oral. La vía de acceso a la caja fonológica se ha roto.
  3. Afasia transcortical motora. Observamos un lenguaje no fluido, similar a la afasia motora pero con menos esfuerzo articulatorio. Consigue realizar repeticiones en la mayoría de los casos, pero pueden aparecer ecolalias (repeticiones involuntarias). La lectura en voz alta está bastante preservada y la escritura suele aparecer alterada. El acceso a la caja fonológica está dañada.
  4. Afasia de Wernicke o sensorial. Veremos que su lenguaje consta de una fluidez normal o excesiva, pero su discurso es difícil de comprender por las numerosas dificultades en las denominaciones y oraciones incoherentes desde el punto de vista lógico y gramatical. Su habla se observa vacía. Su alteración más importante es la dificultad para comprender el lenguaje oral. La vía de acceso a la caja semántica está rota.
  5. Afasia transcortical sensorial. Presenta habla fluida pero con discurso vacío. Su comprensión auditiva es pobre y manifiesta dificultades para nombrar cosas. La principal diferencia con la afasia de Wernicke es la capacidad, relativamente preservada, para repetir lo que oyen. La lectura y la escritura están alteradas. El acceso a la caja semántica no está roto pero sí muy deteriorado.
  6. Afasia transcortical mixta. Apreciamos una producción verbal no fluente y una alteración de la comprensión auditiva, pero con una capacidad de repetición relativamente conservada, con tendencia a la ecolalia. La capacidad de nombrar, la lectura y la escritura también están alteradas. Nuestro familiar tiene perjudicadas las vías de acceso fonológico y semántico.
  7. Afasia de conducción. El trastorno del lenguaje se caracteriza por un habla fluente pero lleno de transformaciones parafásicas, volviéndose poco inteligible. Nuestro allegado reconoce esos errores y trata de corregirlos realizando múltiples intentos de aproximación a la producción correcta de la palabra. La comprensión oral suele ser completamente normal. La repetición es una de las tareas más difíciles de realizar, constan de alteraciones en su lectura en voz alta y la escritura siempre está alterada. La vía que conecta la caja semántica con la fonológica está dañada.
  8. Afasia anómica. Observaremos que la alteración más característica es la dificultad en encontrar palabras. Debido a ésto el discurso se ve interrumpido. En intentos por recuperar la palabra, el familiar elaborará circunloquios en torno a la palabra perdida, para tratar de aclarar aquello que quiere decir.  Los sonidos de la caja fonológica se han desordenado.
  9. Afasias subcorticales. Suelen asemejar a las afasias corticales de predominio motor o sensorial, según su zona de lesión. Dependiendo de la lesión afectará a la vía semántica, fonológica o a las dos.

¿Cómo es la rehabilitación logopédica de la afasia?

En el equipo NeuroRHB, la rehabilitación de la afasia se realiza desde el área logopédica pero de una forma multidisciplinar, trabajando de forma coordinada entre las diferentes áreas que forman nuestros centros. Para ello, tenemos en cuenta todos los déficit que la persona sufre.

En este sentido, llevamos a cabo una evaluación de todos los niveles del lenguaje. Esta valoración nos permite ajustar los objetivos concretos que vamos a trabajar con cada paciente. De esta forma elaboramos un plan de tratamiento específico a cada persona. Con ello, atendemos a las vías que se hayan dañado o roto, los objetivos y protocolos a trabajar son diferentes.

Los objetivos logopédicos se basan en la mejora de la funcionalidad comunicativa:

  1. La capacidad comunicativa a nivel expresivo.
  2. La capacidad comunicativa a nivel comprensivo.
  3. La lectura.
  4. La expresión escrita.
  5. La pragmática de la comunicación.

Para ayudar al acceso del lenguaje se llevan a cabo vías alternativas. Nos referimos a los sistemas aumentativos y alternativos de comunicación. Como ya hemos comentado también en nuestro blog.

Pautas para familiares

La familia marca un papel muy importante en la rehabilitación del paciente con afasia. Es importante que los familiares seamos conscientes de las dificultades que nuestro allegado padece y favorecer su comunicación. Para ello, debemos tener en cuenta el contexto en el que nos comunicamos. Aquí nos referimos a nuestra forma y velocidad de habla, los sistemas aumentativos y alternativos de la comunicación que necesita nuestro familiar y las pautas de cómo y cuándo dirigirnos a él.

Por último, recordad que en nuestro post pautas del lenguaje para familiares de pacientes con afasia podréis encontrar ayudas generales para la comunicación que os serán de utilidad.

Post realizado por el área de fisioterapia del Servicio de Neurorrehabilitación de Hospitales Vithas Fátima.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar