El sedentarismo no es beneficioso para nuestra salud. No descubrimos nada con esta aseveración, pero vamos a ir un paso más allá. Sabemos los problemas que puede suponer para nosotros la vida sedentaria, pero no que esta puede perjudicar especialmente a nuestro cerebro. Te lo vamos a explicar a continuación.

Este post tiene un doble objetivo, por un lado concienciarte de tu salud ceerebral y por otro lado, animarte a levantarte de la silla una vez acabes de leerlo. ¿Por qué? Es muy sencillo, permanecer mucho tiempo sentado encoge nuestro cerebro. No lo decimos nosotros, sino un estudio realizado en UCLA (Universidad de California, Los Ángeles). En el mismo, aseguran que una conducta sedentaria está relacionada con cambios en el cerebro fundamentales para la memoria.

El sedentarismo nos hace perder la memoria

De esta forma, se trata del último hallazgo sobre los efectos negativos del sedentarismo. Ya conocemos que la falta de actividad influye en el mayor riesgo de enfermedad cardiaca, diabetes y a una muerte prematura. Es decir, a mayor sedentarismo e inactividad física, mayor es el riesgo de adquirir enfermedades, y ahora sabemos que perder la memoria.

Pero regresamos a los resultados del estudio que se centra en el impacto en el cerebro de permanecer mucho tiempo sentado. Estar sentados largos periodos es un adelgazamiento del lóbulo medio temporal, un área cerebral relacionada con la formación de nuevas memorias. La explicación científica es que ese adelgazamiento puede ser precursor de problemas cognitivos y demencia en esos tipos de población.

La investigación se realizó con una muestra de 35 personas de entre 45 a 75 años. A los sujetos de estudio se les preguntó sobre sus niveles de actividad física y el número promedio de horas que pasaron sentados la semana previa. Luego, se escaneó el cerebro de cada uno, obteniéndose una vista detallada de aquel lóbulo y se relacionó el hallazgo con los niveles de actividad física y el tiempo que pasó sentado.

Los participantes dijeron pasar entre 3 y 7 horas sentados al día. De hecho, por cada hora que permanecian en la silla, detectaban una disminución del cerebro. Ahora bien, realizar la actividad contraria, no contrarresta esta situación. Es decir, la vida sedentaria predice ese encogimiento cerebral y el ejercicio, incluso intenso, no lo compensa por sí mismo.

Reduce tu vida sedentaria para ayudar a tu cerebro

La recomendación, no pasa por otro lado que reducir la vida sedentaria. Esto si que podría ser un factor para tener en cuenta para mejorar la salud cerebral y reducir el riesgo de alzheimer, según dijeron los investigadores. No se trata de hacer un ejercicio intenso, hay que cortar con la vida sedentaria y comenzar a practicar actividades más saludables como caminar o hacer ejercicio. Esto se puede combinar haciendo pequeños cambios en tu rutina diaria.

Por ejemplo, si trabaja en una oficina, es preferible que se levante de vez en cuando, que si tiene sed, vaya en busca de agua en la cocina o comedor de la empresa, y no tener todo a la mano para no para no levantarse, porque estaría más tiempo calentando la silla.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar