¿Qué relación existe entre ictus y epilepsia?

Relacción entre ictus y epilepsia

La epilepsia ha sido durante toda la historia de la humanidad una enfermedad estigmatizada, sobre la que todos los grandes pensadores se han pronunciado. De hecho, a lo largo de los siglos se vio como un castigo diabólico, ya que solamente los dioses podían arrojar a las personas al suelo, producirles convulsiones y privarlas de sus sentidos para, posteriormente, devolverlas a la realidad sin secuelas.

Por esto motivo se le denominó la «gran enfermedad» en la época griega y derivada de esta denominación hipocrática pasó a llamarse en la Edad Media «el gran mal». Las personas epilépticas han sido estigmatizadas durante siglos y, aún hoy, persiste esta estigmatización social, lo que se traduce en sufrimiento y disminución de la calidad de vida de las personas que la sufren.

Diferencia entre epilepsia y crisis epiléptica

La epilepsia es una enfermedad que genera mucho miedo. Se define como una enfermedad crónica del sistema nervioso central que se manifiesta en forma de crisis inesperadas y espontáneas. Éstas son desencadenadas por una actividad eléctrica excesiva de un grupo de neuronas hiperexcitables.

Las crisis epilépticas pueden manifestarse en forma de crisis breves de ausencia, hasta convulsiones musculares prolongadas y graves, que afecten a una parte del cuerpo (convulsiones parciales) o a todo el cuerpo (generalizadas), pudiendo acompañarse de pérdida de la conciencia y del control de los esfínteres.

Relación entre ictus y epilepsia

El ictus es la causa más común de epilepsia en la edad adulta. Durante un ictus, el cerebro sufre un infarto, es decir, existe un área cerebral que sufre una isquemia con falta de llegada de sangre y oxígeno y que se necrosa o muere, por lo que queda una cicatriz.

Si la crisis epiléptica aparece durante los primeros 7-14 días tras el ictus, las crisis son tempranas. Mientras que, si ocurren después son tardías. Las crisis tempranas pueden aparecer hasta en un 33% de los casos, siendo las más frecuentes las que aparecen en las primeras 24 horas.

Las crisis tardías pueden aparecer entre el 14 y el 27% de los pacientes. Estas crisis tardías se deben a la gliosis que se desarrolla en la zona de la lesión, es decir, a la cicatriz que queda como secuela en el cerebro tras el ictus. Si el ictus está localizado a nivel cortical y el área afectada es extensa, existe una mayor probabilidad de aparición de crisis epilépticas.

Pronóstico de la epilepsia en personas que han sufrido un ictus

La epilepsia vascular debe tratarse en todos los casos desde la primera crisis, ya que se reduce la probabilidad de sufrirlas nuevamente. El pronóstico es bueno, ya que casi un 85% de los pacientes tratados desde la primera crisis, no suele presentar nuevas crisis y se consideran libres de enfermedad al segundo año.

Algunos factores que aumentan el riesgo de padecer crisis epiléptica tras el ictus son:

  • La no cumplimentación de la medicación antiepiléptica,
  • El consumo de alcohol y otros tóxicos y
  • La falta de sueño

Recomendaciones ante una crisis epiléptica

Ante una crisis, es importante mantener la calma: hay que evitar mover a la persona, y no intentar reanimarla o darle a tragar agua o cualquier sustancia. Lo mejor es colocarla de manera que evite hacerse daño y observarla atentamente.

En caso de que le ocurra a un familiar y tengamos indicaciones médicas, hay que seguirlas cuidadosamente.

Tras la primera crisis, es muy importante acudir al neurólogo, para iniciar el tratamiento pertinente. Si es una epilepsia vascular sintomática conocida y la persona ya está en tratamiento, hay que acudir igualmente a que el especialista puede aconsejar la realización de pruebas radiológicas o electrofisiológicas y realice un ajuste del tratamiento farmacológico.

Recordemos siempre que casi un 85% de los pacientes tratados, tiene un buen pronóstico y no presentará complicaciones.

Post redactado por la Dra. Belén Moliner, directora médica de Vithas NeuroRHB.

 

BIBLIOGRAFÍA

  1. Padró Úbeda L. Historia de la Epilepsia. Rev Neurol. 2000;
  2. Organización Mundial de la Salud. OMS | Epilepsia. WHO. 2016.
  3. Toro-Pérez JE, Villafuerte M V., Burneo JG. Epilepsia post ictus. Rev Neuropsiquiatr. 2013

Imagen via Pixabay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Llamar