Patología de la cavidad oral en personas con daño cerebral

Imagen de un cepillo de dientes para prevenir patologías de la cavidad oral en personas con daño cerebral

La investigación clínica ha demostrado que una mejor función cognitiva se relaciona con un mejor estado de salud oral, por lo que los pacientes con deterioro cognitivo pueden presentar una patología de la cavidad oral como: mayor numero de dientes ausentes, caries, acumulación de placa y enfermedad periodontal. De ahí la importancia del cuidador en la higiene bucal.

Importancia de la saliva

La saliva es una secreción compleja proveniente de las glándulas salivares mayores (93% de su volumen) y menores( 7%) que se extienden por todas las regiones de la boca, excepto en la encía y en la porción anterior del paladar duro.

La secreción diaria oscila entre 500-700 ml con un volumen medio en la boca de 1,1 ml. Su producción está controlada por el sistema nerviosos autónomo. El mayor volumen salival se produce antes, durante y después de las comidas con un pico máximo a las 12:00h del mediodía y disminuye durante el sueño y por la noche. En relación a su composición: el 99% de la saliva es agua y el 1% moléculas orgánicas e inorgánicas (electrolitos, enzimas, proteínas…).

¿Cuáles son las funciones de la saliva?

• Lubricación de las mucosas (gracias a componentes como mucina, agua…)
• Antimicrobiana (lisozimas, lactoferrina, inmunoglubulinas…). Un alto volumen de saliva en reposo aumenta la velocidad de eliminación de los azucares de las comidas, lo que evita la formación de caries, que se inician por la fermentación de los carbohidratos por parte de las bacterias de la boca, con la consiguiente producción de ácidos orgánicos que reducen el Ph de la saliva y de la placa
• Mantenimiento de la integridad de la mucosa (mucina, electrolitos,…)
• Limpieza
• Capacidad de tampón y remineralización (bicarbonato, fosfato, calcio, flúor…)
• Preparación de los alimentos para la deglución
• Digestión de los alimentos (lipasa, amilasa, proteasa…)
• Sabor
• Fonación

En pacientes con daño cerebral adquirido puede alterarse la producción de la cantidad de saliva:

A) Hipofuncion salival: que provoca:

  • xerostomia (boca seca);
  • sensación de sed frecuente;
  • dificultad para tragar, hablar, para comer alimentos secos;
  • necesidad de beber agua frecuentemente (en relación al deterioro cognitivo del paciente);
  • dificultad para llevar prótesis;
  • dolor e irritación de las encías;
  • sensación de quemazón en lengua y
  • disgeusia (cambio en el sabor de los alimentos y bebidas)

B) Hipersalia o sialorrea (aumento de la producción de saliva) que puede provocar:

  • babeo constante favoreciendo la aparición de lesiones erosivas en labios, piel de la cara y cuello que pueden sobreinfectarse (impétigo).
  • También, el aumento de la salivación, favorece el aumento del volumen de saliva en la faringe que en pacientes con disfagia puede provocar microaspiraciones u complicaciones del aparato respiratorio (la boncoaspiracion es la principal causa de neumonias en pacientes con deterioro cognitivo)

¿Qué causas alteran la producción de saliva?

  • Entre las causas que disminuyen la producción están la edad, el número de piezas dentales en la boca, el sexo, el peso corporal o el momento del día
  • Los fármacos (antidepresivos, ansioliticos, antiparkinsonianos, antiepilepticos, ralajantes musculares , analgesicos derivados de la morfina, antihistaminicoas, diuréticos…) son uno de los factores que más influyen en la disminución de la producción de saliva
  • Enfermedades sistémicas (Sdr, Sjogren….) también interfieren en la producción de la misma. Entre la causas que aumentan la producción de saliva podemos incluir el dolor dental, la colocación de prótesis recientes, enfermedades neurológicas…

Patologías más frecuentes

Gingivitis y enfermedad periodontal: inflamación de las encías secundaria a la acumulación de placa bacteriana. En la primera etapa el daño es reversible ya que el hueso y el tejido conectivo que sostiene los dientes no han sido afectados.
Caries dentales
Queilitis: inflamación de la submucosa labial o comisuras labiales causada la mayoría de las veces por sobreinfeccion fungica (Cándida spp.)
Aftas bucales u ulceras en mucosa yugal y labial producidas la mayoría por mordeduras, roce de piezas dentales y prótesis
Infecciones de la cavidad bucal: la candidiasis (muguet) es la causa mas frecuente de infecciones en la cavidad oral. Se manifiesta en forma de placas blancas en mucosas difícil de despegar o como glositis( inflamación de la mucosa de la lengua)
Erosión y desgaste dental secundario al bruxismo y regurgitacion gastrica
Luxación de la articulación temporo – mandibular sobre todo en aquellos casos en los que se asocia hipertonia mandibular por espasticidad
• Maloclusión dental por alteraciones del paladar

Prevención y tratamiento de las lesiones de la cavidad oral más frecuentes

Higiene bucal

Para evitar la aparición de la mayor parte de las patologías previamente descritas, lo mas importante es una buena higiene bucal.

Es necesario cepillar los dientes todos los días después de cada comida o al menos dos veces al día, siendo el más importante el cepillado de la noche.

El cepillado debe durar lo suficiente para limpiar todos los dientes por todos los lados (no menos de dos minutos), pudiendo realizarse en dos o más tiempos si la persona con daño cerebral lo requiere.

Además, es aconsejable realizar el cepillado de dientes a la misma hora y de la misma manera para que forme parte de la rutina diaria.

Características del cepillo de dientes

La forma y tamaño adecuado del cepillo de dientes dependerá de la edad y del tamaño de la boca La cabeza del cepillo no debe ser mas larga que el ancho de los dientes incisivos centrales superiores (paletas).

Los filamentos del cepillo deben ser suaves y de puntas redondeadas, siendo aconsejable cambiar el cepillo cuando los filamentos están abiertos o han cambiado de forma.

El mango del cepillo debe ser firme, que se pueda sujetar con seguridad. También es útil el uso de cepillo eléctrico.

Uso de pasta de dientes y colutorios

Si la persona puede controlar lo que traga y eliminar los excesos de pasta después del cepillado, se recomienda el uso de pasta de dientes con flúor, ya que ayuda a la prevención de caries. En niños la cantidad de flúor debe ser de 450-500ppm y en adultos 1000-15000 ppm.

No es recomendable mojar el cepillo antes de la aplicación de la pasta porque favorece la dilucción de la cantidad de flúor. En personas con dificultad para la deglución, siempre que lo permita, se puede cepillar con pasta y dejarla actuar unos minutos, para después retirar con una gasas y colutorio.

Es recomendable el uso de colutorio tras el cepillado, sobre todo en personas en las que se pueda realizar un buen cepillado, los enjuagues con colutorio de flúor son recomendables por la noche. Mientras que en personas en los que el cepillado es imposible o muy dificultosos se recomienda el uso de colutorios antisépticos de corhexidina 0,12% tras las comidas y por la noche colutorio con flúor.

La colocación de la personas con DCA de forma segura

  • Persona sentada o semincorporada o en caso contrario con la cabeza ladeada
  • Es conveniente el cepillado de la lengua, techo del paladar y labios
  • En caso de llevar prótesis dental retirarla y limpiarla con ayuda de un cepillo, agua fría y solución antisépticas
  • Secar bien los labios para evitar maceración de la piel y, posteriormente, es recomendable el uso de vaselina

¿Cómo superar problemas durante el cepillado?

  • Si la persona muerde el cepillo, no hay que forzarlo para soltarlo porque lo hará espontáneamente en un rato
  • Usar si es necesario un “apoya mordida” para ayudar a abrir la boca y mantenerla abierta durante el cepillado (se pueden fabricar unos con depresores y gasas)
  • Para disminuir las nauseas y los vómitos durante el cepillado se recomienda masajear las encías, la lengua y las mejillas para ir preparando a la persona a las sensaciones del cepillado
  • Sangrado de encías. Se deben cepillar los dientes aún cuando sangren las encías de manera suave y progresivamente, con el cepillado mantenido, disminuirá; ya que en la mayor parte de los casos es debida al acumulo de placa
  • El tratamiento de la candidiasis se realizará con Nistatina tópica siempre bajo prescripción médica. El uso de antifúngicos orales se limitará a casos en los que se asocie candidiasis faríngea y en personas con inmunodepresión
  • Las aftas y las úlceras orales requieren de antiséptico tópico y puede asociarse el uso de corticoides tópicos en caso de úlceras dolorosas que disminuirá el componente inflamatorio de las mismas
  • En caso de luxación de la mandíbula (el persona presentará imposibilidad de cierre de la boca y babeo constante), lo que requiere la reducción de la misma con la maniobra de Nelaton y la colocación de vendaje posteriormente durante 1- 2 horas junto con el uso de relajantes musculares

Imagen: Pixabay

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar