Neurorrehabilitación en el entorno natural

Entorno natural neurorrehabilitación

En el entorno natural se dan las condiciones óptimas que permiten a los profesionales implementar acciones educativas sobre el cuidador, aconsejar sobre productos de apoyo y sobre posibles modificaciones ambientales dentro de las rutinas de las actividades de la vida diaria, dando solución a los problemas reales a los que se enfrenta el niño en su día a día y que presentan dificultades en su desempeño ocupacional o que está en riesgo de padecerlas.

¿Cuál es el objetivo de trabajar la neurorrehabilitación en el entorno natural?

En primer lugar, la importancia de trabajar la neurorrehabilitación en el entorno natural con niños con trastorno en el desarrollo o riesgo de padecerlo es generalizar aprendizajes en su entorno natural (colegio, hogar, grupo de iguales, CAT). Además, haremos posible la integración del niño en todos sus ambientes y contextos (a nivel motor, sensorial, social y emocional). Por último, hay que destacar que se pueden utilizar para potenciar sus capacidades y llevar a cabo su autonomía e independencia.

¿Por qué trabajar con el niño en su entorno natural?

En primer lugar, recordar que los niños aprenden más intensamente con la repetición en entornos completamente naturales. De esta forma, durante las actividades de la vida diaria y rutinas, se les presenta un mayor número de oportunidades de práctica de forma espontánea.

Esta práctica favorece la planificación, ideación y ejecución de las tareas con significado para el niño y la familia. Se habrán conseguido los objetivos cuando haya generalizado lo que ha aprendido en un contexto más estructurado. En este caso estaríamos hablando del Centro de Atención Temprana y haya integrado diferentes destrezas y habilidades en su día a día.

¿Cómo podemos llevar a cabo el plan de intervención en el entorno natural del niño?

Con el objetivo de potenciar un aprendizaje en el entorno natural del niño, debemos tener en cuenta a los cuidadores principales, la familia. Se trata del único elemento estable en su futuro y, principalmente, el componente clave para el desarrollo del niño en todas sus facetas, especialmente, en la socioemocional.

Para ello, la familia deberá tomar un rol de cooperación junto con los profesionales. Así, se conseguirá trabajar de forma conjunta en los diferentes contextos. De esta forma, se podrán describir las fortalezas y necesidades del niño y cumplir el objetivo de llevar a cabo estrategias y actuaciones que faciliten y favorezcan el desarrollo de sus capacidades.

Debemos cuidar que los padres no reproduzcan los modelos de intervención terapéutica, sino que sean la guía para fomentar las oportunidades de práctica en el entorno natural. Este trabajo coordinado, asegurará oportunidades de aprendizaje en actividades plenamente contextualizadas, tanto en el hogar, colegio, como en el Centro de Atención Temprana.

Post elaborado por el área de Terapia Ocupacional de Neurorrehabilitación Pediátrica de Vithas Valencia Consuelo.

 

BIBLIOGRAFÍA

  • Castellanos, García-Sanchez, Mendieta & Gómez-Rico, 2003; García-Sánchez, 2002a, 2002b, 2003
  • Dunst & Bruder, 1999; Dunst, Bruder, Trivette & McLean, 2001a; Dunst, Bruder, Trivette, Raab & McLean, 2001b; Dunst, Raab, Trivette, & Swanson, 2012

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar