Factores a tener en cuenta para realizar una correcta bipedestación en personas con daño cerebral

Una correcta postura en bipedestación nos ayudará en las transferencias, facilitará actividades cotidianas como el vestido o el aseo y es imprescindible para poder caminar correctamente.

Bipedestación significa estar o permanecer de pie. Una actividad tan cotidiana y, en principio, tan sencilla como permanecer en equilibrio sobre los pies, puede resultar muy complicada e incluso a veces imposible para un paciente tras una lesión neurológica.

Factores que dificultan la bipedestación

Son muchos los factores que nos pueden dificultar la puesta en pie:

  • Un bajo nivel de conciencia o graves alteraciones cognitivas suelen ser incompatibles con la bipedestación independiente, pudiendo ser peligroso para la integridad del paciente y de su acompañante. Por eso es aconsejable no colocar al paciente en bipedestación hasta que los profesionales lo consideren oportuno.
  • Las alteraciones del tono muscular y la inmovilización que ha sufrido el paciente pueden haber generado deformidades articulares, retracciones y/o acortamientos musculares que pueden impedir que el pie se apoye completamente en el suelo o provocar un apoyo incorrecto. Las deformidades más comunes son el pie equino o equino-varo y los flexos de cadera y rodilla.
  • Las alteraciones de la sensibilidad y de la percepción pueden hacer que el paciente no sienta “correctamente” el hemicuerpo lesionado o que se olvide de él (negligencia). Como consecuencia de esto la postura suele ser asi- métrica y el peso no suele estar distribuido entre ambos pies, tendiendo a cargar todo el peso en el lado sano, o sólo sobre las puntas o los talones.
  • El paciente suele tener problemas de equilibrio, por lo que al principio no suele ser capaz de mantenerse de pie sin ayuda de otra persona o sin cogerse de algún objeto.
  • Es importante que el paciente sea capaz de controlar su tronco en sedestación (sentado) antes de comenzar a trabajar la bipedestación.

Recomendaciones para la bipedestación

He aquí una serie de factores que deben de tenerse en cuenta:

  • Los pies deben estar paralelos, completamente apoyados en el suelo, mirando al frente y separados más o menos la anchura de los hombros. Al principio la base de sustentación, es decir, la distancia entre los pies, suele ser más grande ya que eso les hace sentir más estables, aunque con- forme vayamos trabajando, debe reducirse.
  • Las rodillas deben estar extendidas para poder soportar el peso del cuerpo. ·Es muy importante que el peso se distribuya por igual en ambas piernas, evitando que el paciente cargue peso sólo en el lado sano. Esto nos ayu- dará a mantener una mayor simetría del cuerpo.
  • El tronco debe mantenerse recto, debemos corregir las inclinaciones laterales (un hombro más alto que otro) y las rotaciones (un hombro más ade- lantado que el otro).
  • La cabeza debe mantenerse alineada, mirando al frente, evitando una vez más las inclinaciones y rotaciones.

Trabajar el control de la postura frente al espejo va a ayudar al paciente a tomar conciencia de su postura y a corregirla.

Si es necesario ayudar al paciente a mantener el equilibrio es recomendable que demos los apoyos anteriores o posteriores pero no laterales, eso le ayudará a mantener la simetría del cuerpo.

 

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 3,00 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar