Importancia de la hidratación en pacientes neurológicos

Para evitar la deshidratación, la cantidad de líquidos diaria consumida debería ser de 1.500 ml al día, sin contar los líquidos ingeridos con la dieta

El agua es el principal constituyente del cuerpo humano. En etapas tempranas de la vida puede llegar a constituir mas de 80% del peso corporal, si bien con la edad va disminuyendo.

El agua es un nutriente primordial ya que interviene en multitud de reacciones matebolicas. No solo la cantidad de líquido es importante también es preciso un buen balance de electrolitos para el buen funcionamiento del organismo, pudiendo producirse alteraciones tan importantes como hipernatremia / hiponatremia que pueden provocar alteraciones a nivel del Sistema nervioso Central.

El ser humano no posee un mecanismo de almacenamiento de agua, por lo que es preciso reponer las pérdidas (sudor, heces, orina…). El requerimiento diario de agua equivale a unos 2500-3000 ml en un adulto de 70Kg de peso. Se estima que para estar bien hidratado un hombre sedentario debería consumir 2.900 ml al día (12 vasos), mientas que una mujer sedentaria debería consumir 2.200 ml (9 vasos) de líquido, sin contar la cantidad de liquido que ingerimos con la dieta.

Es decir que, de media, la cantidad de líquidos diaria consumida debería ser de 1.500 ml al día, sin contar los líquidos ingeridos con la dieta.

Sin embargo existen factores que incrementan las pérdidas de fluidos y por tanto los requerimientos de la ingesta:

  • Temperatura elevada
  • Humedad baja
  • Altitud elevada
  • Consumo elevado de fibra
  • Consumo elevado de sodio
  • Consumo de alcohol
  • Actividad física
  • Diarrea y vómitos

FACTORES DE RIESGO DE DESHIDRATACIÓN

Existen varios factores:

  • Edad > 85 años
  • Reducción de la sensación de sed. Anorexia (perdida del apetito)
  • Problemas con acceso a la bebida
  • Problemas de comunicación
  • Alteraciones cognitivas
  • Disfagia
  • Anorexia
  • Fármacos (diuréticos, laxantes, sedantes…)
  • Patología aguda (fiebre, vómitos, diarrea….)
  • Falta de atención de los cuidadores

¿COMO DETECTAR LA DESHIDRATACIÓN?

Los primeros síntomas de la deshidratación son:

  • Sequedad de mucosas (lengua,nariz…), ausencia de humedad axilar
  • Agitación
  • Estreñimiento
  • Orina escasa, concentrada, oscura y con olor fuerte
  • Mareos, debilidad o vértigo
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida de apetito (anorexia)
  • Rubor de la piel
  • Intolerancia al calor
  • Ardor de estómago

Síntomas mas avanzados de la deshidratación:

  • Dificultad para tragar
  • Torpeza motora
  • Piel arrugada (signo del pliegue)
  • Ojos hundidos
  • Micción dolorosa
  • Espasmos musculares
  • Delirio
  • Taquicardia

ESTRATEGIAS PARA MANTENER UNA BUENA HIDRATACION

  • Es necesario informar tanto al paciente como a los acompañantes sobre la necesidad de beber suficiente, incluso sin tener sed.
  • Los requerimientos hídricos son de 1,5 ml al día que deben incrementarse cuando la temperatura aumenta o se tiene fiebre. En este caso se recomienda 500 ml más de líquido por grado de fiebre por encima de los 38ºC.
  • Siempre que la patología de base lo permita, incluir en la dieta alimentos ricos en agua, como la fruta y la verdura. Además de ampliar la variedad de líquidos ingeridos, no solo de agua, por ejemplo: añadir tes, zumos de frutas, leche, infusiones…
  • Es aconsejable beber en pocas cantidades a lo largo del día en vez de tomar todo de una vez, dado que la distensión gástrica produce disminución de la sensación de sed. Además, la ingesta de grandes cantidades de agua pueden provocar alteración  hidroelectroliticas
  • En caso de disfagia se puede recurrir a  uso de espesantes  y agua gelificada de sabores

 

Imagen: PIXABAY

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar