Rehabilitación de las habilidades manipulativas a través de las pinzas funcionales

Las habilidades manipulativas son movimientos que realizamos para manejar los objetos durante las tareas cotidianas. Estas incluyen diferentes capacidades sensitivo-motoras destinadas a coordinar determinados movimientos de los miembros superiores para realizar las tareas o resolver algún tipo de problema. (Glasglow y Kruss, 1960; Keogh, 1965; Hanson, 1965; ONCE, 2007).

Para una correcta ejecución de los movimientos son necesarias la integridad del Sistema Nervioso  y del Sistema Musculo-Esqueléticos. Por ello, cuando existe una lesión en alguno de dichos componentes estas habilidades suelen deteriorarse.

Así pues, la relevancia de ejecutar bien las habilidades manipulativas, realizar de forma correcta las pinzas y los agarres funcionales recae en que:

  • Un mal agarre de objetos puede dar lugar a lesiones músculo-esqueléticas
  • Un mal agarre puede dar lugar a un mal uso de los objetos
  • El aprendizaje erróneo de los agarres dificulta el proceso rehabilitador
  • Un déficit en las destrezas manipulativas provoca la baja eficacia en el desempeño ocupacional. Esto  repercute en la autonomía de los pacientes.

Rehabilitación optimizando las habilidades manipulativas

De esta forma, para poder optimizar las habilidades manipulativas tras una lesión los terapeutas ocupacionales analizan los componentes afectados. Es entonces cuando pueden intervenir y recuperar la funcionalidad en la medida de lo posible del miembro superior afectado.

A continuación, enumeraremos y describiremos estas capacidades necesarias para una correcta manipulación y, con ello, una buena ejecución de las habilidades manipulativas:

  • TACTO Y PROPIOCEPCIÓN. El tacto es la habilidad sensitiva que permite percibir algunas cualidades de un objeto. La propiocepción informa al organismo de la posición de los músculos y de partes corporales contiguas.
  • PRESIÓN Y PRENSIÓN. Son habilidades que permiten agarrar un instrumento para manejarlo, y dominar la fuerza para graduar la presión que se ejerce con él.
  • TONO. Es necesario mantener un tono muscular adecuado ya que la hipertonía da lugar a unas manos tensas, obligando a realizar movimientos rígidos y distorsionados. Y por otra parte, la hipertonía provoca flacidez, impidiendo realizar prensión ni movimientos adecuados para ejecutar las tareas.
  • DESTREZAS INTRAMANO. Son habilidades y movimientos coordinados en una secuencia, con fines particulares.
  • COORDINACIÓN BIMANUAL. Se trata de la habilidad de mover los dos brazos para realizar una tarea concreta. Los movimientos bimanuales requieren la coordinación en un solo miembro y la integración y secuenciación de acciones del otro. La coordinación bimanual es necesaria para desempeñar las habilidades manipulativas de manera eficaz.
  • ESTEROGNOSIA. Facultad de reconocer por el tacto la forma de los objetos y otras propiedades físicas como consistencia, temperatura, peso, etc.

Diferentes tipos de pinzas y agarres

Por otra parte, es necesario tener en cuenta que existen diferentes tipos de pinzas y agarres que ejecutamos durante el día. De esta forma podemos distinguir las siguientes:

  • Pinza por oposición terminal o terminopulpejo. Oposición la zona terminal del pulgar con la punta de los demás dedos; utilizada para coger objetos muy pequeños.
  • Pinza por oposición subterminal. Oposición del pulgar con cualquiera de los demás dedos. Sirve para manejar objetos de mediano tamaño (lápiz, pincel, monedas, etc.).
  • Pinza por oposición subterminolateral. Zona del pulpejo del dedo pulgar y la cara lateral radial del dedo índice. Es una pinza fuerte y eficaz.
  • Pinza interdigitales laterolateral. Se utiliza para tomar un objeto entre los dedos, generalmente entre el dedo índice y corazón.
  • Pinzas tridigitales. Se utilizan el pulgar, dedo índice y dedo corazón. Se utilizan al coger un bolígrafo para escribir o sujetar una pelota con tres dedos.
  • Presas tetradigitales. Las utilizamos para coger objetos gruesos.
  • Presas pentadigitales. Se emplean todos los dedos.
  • Agarres digitopalmar. Se utilizan todos los dedos en oposición a la palma de la mano, excepto el pulgar.
  • Presa palmar cilíndrica. Participación de todos los dedos en oposición hacia la palma de la mano.
  • Presas centradas. Requieren la flexión de los tres últimos de dedos, la extensión del índice y la oposición del pulgar. La usamos para coger un tenedor o un destornillador.
  • Presas contra-gravedad. La mano se utiliza como soporte. Es la presa que se usa para sujetar una bandeja.
  • Presas de acción. La mano la mano actúa de forma dinámica y variada; como por ejemplo para utilizar unas tijeras o un mechero.

Por último, para optimizar estas pinzas y agarres, desde NEURORHB, servicio de neurorrehabilitación de Hospitales Vithas  se diseñan e implementan actividades propositivas. Éstas se encuentran encaminadas a reeducar las capacidades afectadas tras la lesión cerebral. Igualmente, el terapeuta ocupacional interviene mediante las actividades de la vida diaria (instrucción verbal, instrucción visual, mano sobre mano,…), y con  adaptaciones que permiten a la persona manejar correctamente el objeto.

BIBLIOGRAFÍA:

Glasgow y Kruse (1960) en Sánchez Bañuelos, F., Fernández, E., Hernández, J. L., Velázquez, R. (1994). Rendimiento escolar y rendimiento motor. Rev. Española de educación física. 1(1), 15-26.

Keoght, J (1965). Motor performance of Elementary school children. Harcourt Brace Jovanovich: New York.

Hanson (1980) en Sánchez Bañuelos, F., Fernández, E., Hernández, J. L.,Velázquez, R. (1994). Rendimiento escolar y rendimiento motor. Rev. Española de educación física. 1(1), 15-26.

ONCE  (2007). Discapacidad visual y destrezas manipulativas. Madrid.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar