¿Cómo estimular la musculatura orofacial en pacientes con síndrome de vigilia sin respuesta y en estado de mínima conciencia?

Estimulación de la musculatura orofacial en personas con sindrome de vigilia sin respuesta y en estado de mínima conciencia

Como os contamos en el post Estimulacion basal, tras sufrir un daño cerebral sobrevenido, algunos pacientes permanecen en un estado que denominamos Síndrome de Vigilia Sin Respuesta y Estado de Mínima Conciencia. En este momento, se inicia la fase de recuperación de la conciencia. En estos pacientes vemos mermadas todas sus capacidades tanto cognitivas, físicas y funcionales como emocionales.

Desde el área de logopedia contribuimos de forma pasiva durante las fases iniciales de estos estadíos al mantenimiento o mejora del estado de la musculatura orofacial implicada en el habla y la deglución, dentro de las posibilidades de cada paciente.

GUÍA DE ACTIVIDADES

A continuación os dejamos una pequeña guía de actividades que utilizamos para llevar a cabo esta tarea. Las hemos dividido en 2 partes: las que se realizan a nivel facial y las que estimulan las estructuras internas de la cavidad oral.

A  NIVEL  EXTERNO

Es importante tener en cuenta que si la expresión facial está relajada utilizaremos hielo y vibración intermitente con pequeños “golpes” para activar la zona. Por el contrario si la expresión facial está tensa utilizaremos una bolsa de agua caliente y un cepillo eléctrico con movimientos circulares continuos y lentos para relajar.

  • Iniciaremos el masaje desde la frente hacia fuera
  • Descenderemos hasta los ojos rodeándolos
  • A continuación, recorreremos las mejillas
  • Seguiremos en vertical la dirección de la nariz
  • Desde la parte inferior de la oreja descenderemos aplicando el hielo, la vibración, el calor… hasta la barbilla y de ahí rodearemos los labios
  • Estimularemos toda esta zona además con pequeños pellizcos, golpeteos o masajes circulares
  • Se puede realizar este mismo masaje, pero en lugar de con un hielo, con un cepillo de dientes eléctrico
  • Deslizaremos sobre el rostro distintas texturas sin levantar el objeto (por ejemplo: un estropajo, una pelota de tamaño pequeño con parte rugosa, una pluma…)
  • Pondremos el dedo índice en una mejilla y el dedo pulgar en otra y las llevaremos hacia el centro de la boca (cara de pez)

A  NIVEL  INTRAORAL

  • Utilizando el cepillo de dientes eléctrico realizaremos masajes en las mejillas (por dentro de la boca) y la lengua
  • La zona bucal por dentro se puede estimular con pinceles de diferentes tamaños
  • Toaremos una mejilla con los dedos índice y pulgar, poniendo un dedo por dentro de la boca y otro por fuera Presionaremos suavemente y la estiraremos
  • Tocaremos todas las estructuras internas de la boca (paladar, arruguitas del paladar, encías, mejillas por dentro, lengua) con un pincel
  • Repasaremos con el dedo las encías tanto de la arcada superior como de la inferior
  • Estimularemos la elevación de la lengua tocando las arrugas del paladar (detrás de las encías) con el dedo
  • Pondremos el cepillo eléctrico bajo la lengua y lo llevaremos hacia arriba y hacia atrás con un movimiento circular
  • Poniendo el cepillo en ambas comisuras labiales de forma alterna, de manera que la lengua intente tocarlo, estimularemos los movimientos laterales de la lengua

Área de Logopedia del Servicio de NeuroRehabilitación del Hospital Vithas Nisa Aguas Vivas.

Bibliografía:

  • McFarland, D. H. (2008). Atlas de anatomía en ortofonía. Lenguaje y deglución. Barcelona: Masson
  • FEDACE (2011). Cuadernos FEDACE sobre Daño Cerebral Adquirido: síndrome de vigilia sin respuesta y de mínima conciencia. Madrid: Federación Española de Daño Cerebral FEDACE

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos, promedio: 4,25 de 5)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar