Encefalitis

Resonancia nuclear magnética en encefalitis

Una de las causas de Daño Cerebral Adquirido menos frecuente es la encefalitis, una infección del cerebro causada por un virus, una bacteria, o bien por una alteración en el propio sistema inmunológico de la persona (encefalitis autoinmune), aunque esto es menos frecuente.

Uno de los virus que más habitualmente provocan esta alteración es el herpes virus. El herpes virus tipo 1 (VHS-1), es el que provoca las erupciones labiales. Un 90% de la población está afectada por este microorganismo, aunque solamente manifiesta síntomas una parte mínima de esta población. Normalmente el sistema inmunológico es capaz de mantener al virus controlado, aunque en un momento dado, si el sistema defensivo se altera puede provocar que éste crezca y provoque la alteración en la piel.

El otro 10% de la población mediterránea está afectada por el herpes virus tipo 2, que es una enfermedad de transmisión sexual.

La encefalitis aparece cuando el virus, viaja a través de los axones de las neuronas hasta el sistema nervioso central, y empieza a provocar en el cerebro una reacción inflamatoria, que lesiona el tejido cerebral.

El virus tiene una especial predilección por los lóbulos temporales, en donde se sitúa la memoria, el reconocimiento de las caras, el procesamiento de la información auditiva y las emociones más básicas.

La encefalitis pasa desapercibida en la mayor parte de los casos, en los que el paciente sólo manifiesta síntomas de una gripe (fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y en las articulaciones y mucho cansancio), durante unos días (de tres a diez días). Sin embargo en algunos casos sí aparecen síntomas más severos de inflamación cerebral, como son lentitud en procesar la información y alteración atencional, dolor de cabeza mucho más intenso del que aparece en una gripe, alteraciones en la conducta (irritabilidad, desorientación y agitación psicomotriz severa, lenguaje poco coherente), crisis epilépticas, e incluso ataxia (alteración en el equlibrio y la marcha).

Las secuelas de una encefalitis herpética suelen ser fundamentalmente cognitivas. Como decíamos afectan sobre todo al lóbulo temporal, con lo cual los pacientes tendrán afectada la memoria y la orientación. Conductualmente suelen mostrar una labilidad severa (inestabilidad emocional, irritabilidad e impaciencia y poca tolerancia a la frustración, así como inquietud psicomotriz severa), y desinhibición (falta de control de impulsos, verborrea, conductas inapropiadas). Se debe tratar con medicación que disminuya la intensidad de estos síntomas, y con terapia cognitiva y conductual.

ENCEFALOPATÍA METABÓLICA

Es una entidad que aparece más raramente, cuando el cerebro y/o el sistema nervioso central sufren un daño por una alteración metabólica del organismo. Una de las más frecuentes suele presentarse en personas diabéticas mal controladas, con una subida o una bajada muy fuerte de la glucemia, en donde el tejido cerebral se intoxica por las altas cifras de glucosa, o bien sufre por la falta de alimento (la glucosa es el alimento principal de las neuronas). En otros casos, en personas con enfermedades en el hígado, se puede provocar que alguna sustancia que normalmente metabolizaría y eliminaría del cuerpo, siga estando en la sangre, llegando al sistema nervioso central.

En casos menos frecuentes como envenenamiento, también se ha provocado daño cerebral.
Las secuelas son más graves a todos los niveles (físico, cognitivo) en los pacientes.

En el Servicio de Daño Cerebral de los Hospitales VITHAS, durante estos quince años de trabajo hemos tratado a algunos pacientes con encefalitis y a otros con encefalopatías metabólicas, introduciéndolos en nuestro sistema de rehabilitación multidisciplinar intensiva. El pronóstico neurológico y funcional, ha dependido del tipo de encefalitis o encefalopatía, así como de la extensión de la lesión. Si necesitas más información, no dudes en contactar con nosotros.

 

Imagen cedida por:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Llamar