El ai chi y sus beneficios terapéuticos

El Ai Chi es una técnica de ejercicio acuático que combina postura, respiración y relajación y puede ayudar a prevenir las caídas en mayores

Recientes investigaciones muestran la eficacia del Ai Chi respecto al equilibrio, el dolor, la fuerza muscular, la fatiga y la rigidez articular. En geriatría y en enfermedades como la esclerosis múltiple, la fibromialgia, el accidente cerebrovascular y el parkinson entre otras, la práctica del Ai Chi puede tener claros beneficios.

Ser capaz de mantenerse erguido mientras desplazamos nuestro centro de gravedad dentro de los límites de estabilidad y además, realizar tareas con los brazos, implica tener equilibrio. Cuando tenemos dificultades en el equilibrio, es importante trabajar el control postural para la prevención de caídas y el Ai Chi puede ayudarnos.

¿Qué es el ai chi?

El Ai Chi es una técnica de ejercicio acuático que combina postura, respiración y relajación. Los movimientos guardan muchas similitudes con el Tai Chi pero en el medio acuático. Fue desarrollada en los años 90 por Jun Konno , del Aquadynamics Institute de Japón, con una finalidad de preparación al Watsu® ( técnica de relajación acuática). Actualmente, se utiliza en programas de rehabilitación o simplemente, como técnica de relajación.

El término “Ai Chi clínico” se refiere a la aplicación terapéutica especializada de esta técnica acuática, basándose en la evidencia disponible en las investigaciones publicadas. Los efectos terapéuticos del Ai Chi se deben a la combinación de la respiración diafragmática y los movimientos lentos, como ocurre en el Tai Chi.

¿En qué consiste? 

El Ai Chi consiste en la realización de movimientos suaves, lentos, continuos y amplios, realizados sin fuerza. Los movimientos se coordinan con una respiración profunda.

La base del Ai Chi la conforman 19 movimientos (Katas) que van progresando desde la simple respiración a movimientos de las extremidades superiores, el tronco, las extremidades inferiores y finalmente, de todo el cuerpo con una disminución gradual de la base de apoyo. Así, se va aumentando la dificultad  a medida que mejoran nuestras habilidades.

El Ai Chi se realiza de pie, con las rodillas ligeramente  flexionadas y con el agua a nivel de los hombros. Se puede realizar de forma individual o en grupos.

La temperatura del agua debe ser agradable (30º-35º) para permitir una relajación activa. La música que acompaña, guía el ritmo de los movimientos  y la respiración.

¿Qué beneficios nos aporta?

Los principales beneficios del Ai Chi son:

  • Mejora la flexibilidad y el rango de movimiento
  • Mejora el equilibrio, la coordinación y la agilidad de los movimientos
  • Ayuda a mejorar la debilidad muscular
  • Disminuye la rigidez y el dolor generalizado
  • Ayuda a reducir el estrés y la fatiga
  • Mejora la capacidad aeróbica

Prevención de las caídas

Las caídas son un importante problema en las personas mayores y en personas con problemas neuromusculoesqueléticos.

El Ai Chi incluye en sus movimientos algunas de las variables a tener en cuenta para tener un buen equilibrio: movimientos de nuestro centro de gravedad, el uso de nuestros miembros superiores sin apoyo y equilibrio en una base de apoyo estrecha.

El Ai Chi clínico busca adaptaciones para trabajar la estabilidad lateral y la capacidad de dar pasos laterales. Así, es posible trabajar en posiciones de tándem, posiciones unipodales, pasos cruzados, pasos laterales sin cruzar piernas, forzar alcances multidireccionales incluyendo paradas de 2 segundos al final del movimiento, trabajar las rotaciones de tronco asociadas al movimiento de los brazos y con seguimiento visual para aumentar las rotaciones cervicales…
El Ai Chi clínico es de gran aplicación en la mejora del control postural y la prevención de caídas.

Área de fisioterapia del Hospital Vithas Nisa Aguas Vivas.

Bibliografía

  • Terapia acuática. Abordajes desde la fisioterapia y la terapia ocupacional. Javier Güeita Rodriguez, María Alonso Fraile, césar Fernández de las Peñas. Ed. Elservier. 2015.
  • Pérez-de la Cruz., S., García, A. V., Lambeck, J. (2016). Effects of an Ai Chi fall prevention programme for patients with Parkinson’s desease. Neurología, 31, 176-182.
  • Pérez-De la Cruz S, Lambeck J. Efectos de un programa de Ai Chi acuático en pacientes con fibromialgia. Estudio piloto. Revista de Neurologia, 2014;59
  • Bayraktar D, Guclu-Gunduz A, Yazici G, Lambeck J, Batur-Caglayan HZ, Irkec C, Nazliel B. Effects of Ai-Chi on balance, functional mobility, strength and fatigue in patients with multiple sclerosis: a pilot study. NeuroRehabilitation.2013;33(3):431-7.
  • Noh DK, Lim JY, Shin HI, Paik NJ. The effect of aquatic therapy on postural balance and muscle strength in stroke survivors—a randomized controlled pilot trial. Clinical rehabilitation, 2008 ;22:966-976.
  • Castro-Sánchez AM, Matarán-Peñarrocha GA, Lara-Palomo I, Saavedra-Hernández M, Arroyo-Morales M, Moreno-Lorenzo C. Hydrotherapy for the treatment of pain in people with multiple sclerosis: a randomized controlled trial. Evidence-based Complementary and Alternative Medicine.Volume 2012, Article ID 473963
  • http://clinicalaichi.org
  • http://www.watsupath.com
  • http://aqua4balance.com
  • Vídeos de Jun Konno practicando Ai Chi: https://www.youtube.com/watch?v=Wje4Y4E1CXA
    y https://www.youtube.com/watch?v=anplxTKNIHI

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar