¿Cuáles son los principales síntomas neurológicos en personas infectadas por CoVID19 ?

Síntomas neurológicos del Covid19

Según el registro de casos de otros países, se está poniendo de manifiesto la presencia de problemas neurológicos en pacientes con positividad a CoVID-19.

Hasta ahora, los principales síntomas asociados a la infección por coronavirus han sido los propios de una infección vírica como fiebre, cansancio, dolores musculares, malestar general o los asociados a síntomas respiratorios como disnea o sensación de falta de aire y tos seca. Pero, en las últimas semanas, diversas sociedades científicas como la Sociedad Española de Neurología (SEN), se han hecho eco de manifestaciones neurológicas como, por ejemplo, la posible presentación de la pérdida aguda de olfato o anosmia, incluso en ausencia de otros síntomas asociados, como una posible manifestación precoz de infección por este patógeno. De hecho, hace pocos días esta conocida sociedad científica española ha puesto en marcha un registro de manifestaciones neurológicas en pacientes con infección por el virus COVID-19 que, aunque con datos todavía muy preliminares, parecen confirmar estas tendencias.

Los síntomas neurológicos asociados al CoVID-19 se han agrupado en tres categorías, según reflejan:

  •  una afectación preferente del sistema nervioso central que puede producir cefaleas, mareo, alteración del nivel de conciencia, ataxia, epilepsia e ictus;
  • síntomas de afectación del sistema nervioso periférico como ageusia, hiposmia, neuralgias, etc. o
  • alteraciones del sistema musculoesquelético mostrando debilidad y dolores musculares, entre otros

Algunos de estos síntomas acontecen preferentemente en aquellos pacientes clínicamente más graves, aunque ya existen descritos casos de presentación neurológica de la enfermedad en ausencia de síntomas respiratorios. Es más, según un estudio reciente realizado en Wuhan sobre 214 pacientes con CoVID-19, el 36,4% presentaban síntomas neurológicos de este tipo y el 18.7% de ellos necesitaron ingreso en cuidados intensivos por la severidad de los síntomas neurológicos.

En la actualidad, es desconocido el mecanismo etiopatogénico por el que este virus podría tener esta particular neurovirulencia. Hasta la fecha, se ha sugerido que la extensión neurológica del virus podría deberse a su capacidad de vía diseminación hematógena o por un efecto de transporte retrógrado axonal a través de algunos de los pares craneales o nervios periféricos hacia la médula o el tronco del encéfalo. Es más, la mayoría de los síntomas neurológicos que se han visto en los pacientes, con una afectación viral más grave, lo que sugiere es que pueden ser el resultado del fallo multiorgánico o de cualquier otro proceso secundario como coagulopatías secundarias a un proceso séptico grave, por ejemplo. Y, todavía, no ha podido demostrarse un efecto directo de este virus en el sistema nervioso central tal y como ocurrió en previos procesos causados por virus de la misma estirpe como el SARS o MERS y tan solo un caso de encefalitis aguda necrotizante hemorrágica ha sido descrito en la literatura actual asociado a este virus.

La posible causalidad del virus en la aparición de estos casos es hasta la actualidad también incierta y debe analizarse caso a caso. Es decir no sabemos si los síntomas que pueden acontecer en nuestros pacientes se tratan de complicaciones directamente relacionadas con la infección por el virus sobre el sistema nervioso central; de complicaciones neurológicas derivadas del proceso infeccioso sistémico;  de complicaciones derivadas de la respuesta indirecta autoinmune que el virus genera en el huésped como sucede en el caso del Síndrome de Guillain-Barré, encefalomielitis aguda diseminada, etc. o, por el contrario, si la propia infección es un epifenómeno en pacientes que por presentar un evento neurológico de estas características les hace más vulnerable a sufrir un proceso viral. Lo que sí sabemos ya es que, en el caso de las lesiones vasculares, por ejemplo, parece que el propio virus es capaz de alterar los mecanismos de coagulación de estos pacientes inclinándolos hacia una mayor propensión hacia la aparición de eventos isquémicos y hemorrágicos. Dada la situación de pandemia actual puede resultar interesante valorar la posibilidad de infección por COVID-19 en pacientes con síntomas neurológicos de causa indeterminada.

Dada la situación de pandemia actual puede resultar interesante valorar la posibilidad de infección por COVID-19 en pacientes con síntomas neurológicos de causa indeterminada. Mientras tanto, como profesionales responsables del cuidado de los demás, nuestro compromiso es el de mantener el contacto con aquellos pacientes que necesiten de nuestra ayuda, para muchos de ellos nuestro contacto es la única manera de vencer su aislamiento, somos su único referente no solo como profesionales sino como ciudadanos. Por eso, aunque tengas que estar en casa, nosotros seguiremos estando contigo.

Dr. Enrique  Noé, director de investigación de Vithas NeuroRHB.

BIBLIOGRAFÍA

WEBS DE INTERÉS

Imagen: composición de fotos de Pixabay

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Llamar