¿Cómo podemos luchar contra el envejecimiento cerebral? 

Actividades para luchar contra el envejecimiento cerebral

«Tanto la inteligencia innata como las experiencias de la vida pueden proporcionar una reserva en forma de habilidades cognitivas que permiten a algunas personas tolerar mejor que a otros los cambios patológicos del cerebro»Yaakov Stern, 2002.

Como ya te hemos explicado en ocasiones anteriores, la reserva cognitiva es como un capital mental que, cuanto mayor sea, más ayudará a compensar los efectos en la eficiencia de nuestras capacidades cognitivas. Es decir, el deterioro que sufre el cerebro con el paso de los años puede ralentizarse. Eso sí, para ello debemos adoptar en nuestra vida una serie de hábitos.

Luchar contra el envejecimiento cerebral

En los últimos años, gracias a diferentes estudios sobre esta temática, sabemos que el volumen cerebral ha ido perdiendo fuerza como variable relacionada con la reserva cognitiva. Otras actividades como la complejidad laboral, el bilingüismo, la estimulación cognitiva o una alimentación saludable han cogido fuerza para frenar el envejecimiento del cerebro. Por eso, a continuación, queremos explicarte el motivo:

Complejidad laboral

La actividad profesional puede tener una mayor eficiencia en la actividad de determinados sistemas funcionales neuronales o la capacidad de utilizar redes neuronales alternativas. Como demostración de esta hipótesis nos encontramos con estudios como el desarrollado por Andel y cols, en 2006, en pacientes con Alzheimer. En él se demostraba que aquellas personas con ocupaciones más complejas o exigentes mostraban mayor extensión de patología cerebral antes de que la gravedad de la demencia pudiera ser determinada y controlada.

Por citar otro estudio, nos encontramos el de Potter, Helms, Burke y cols. (2007) realizado en gemelos. Éste, concluía que los que habían tenido una profesión con mayor demanda de razonamiento, matemáticas, lenguaje… tenían un menor riesgo de demencia.

Bilingüismo

La Fundación Española de Alzheimer sostiene que los niveles elevados de educación retrasan la aparición y los síntomas de esta enfermedad. De hecho, inciden en que, ser bilingüe retrasa hasta 5,1 años la aparición de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer y 4,3 años su diagnóstico. Todo ello va unido al principio  ‘use it or loose it’, es decir, «úsalo o piérdelo».

Por otro lado, investigadores italianos realizaron escáneres cerebrales y pruebas de memoria a 85 personas mayores con la enfermedad de Alzheimer. De ellas, 45 dominaban tanto alemán como italiano y 40 sólo hablaban un idioma. Las personas bilingües parecían tener una mejor conectividad funcional en las regiones frontales del cerebro en comparación con los sujetos monolingües. Esto, lo que les permitía era mantener una mejor función cognitiva a pesar de la enfermedad.

Estimulación cognitiva

Podemos realizar una estimulación cognitiva, por ejemplo, a través de la lectura. Para hacer esta actividad se necesita la concentración, ejercitar la memoria y nos permite dejar volar la imaginación. Pero también se puede conseguir dicha estimulación realizando nuevos retos. No se trata de convertirnos en grandes aventureros, simplemente, es suficiente enfrentarnos a un nuevo idioma, completar un sudoku o resolver un juego de lógica…

Por otro lado, también podemos realizarla rompiendo rutinas. En este caso estaríamos hablando de acciones simples como cambiar el sitio al que siempre vas a comprar y buscar otro nuevo establecimiento, cambiar la ruta que haces todos los días para ir a trabajar o relacionarte más con los amigos. Todos estos supuestos son ejemplos asequibles de estimulación cognitiva.

En referencia a estudios relacionados con los beneficios de la estimulación conginitiva nos encontramos con la investigación de  Soto-Añari, Flores-Valdivia y Fernández-Guinea, en 2013. Este estudio demostró que el nivel de lectura mejora el rendimiento en las funciones ejecutivas en los adultos mayores. Aquí se considera esta actividad un predictor confiable del desempeño de las funciones cognitivas superiores en el envejecimiento.

Otro ejemplo es la teoría de Tartler. En su investigación sostiene la hipótesis de que únicamente lleva una vida satisfactoria la persona con una actividad permanente, capaz de ejecutar algo útil para otros individuos. Esta teoría fue soportada por evidencia empírica, según los estudios de Havighurst et al (1967, citado por Lehr y Thomae, 2003) y mostró que aquellas personas con más adaptación manifestaban una mayor actividad. Así pues, estos investigadores concluyeron que un envejecimiento sano está en relación con mantener una vida activa y una continua interrelación interpersonal.

Alimentación saludable

«Men sana, in corpore sano». El cerebro sano, requiere de una serie de nutrientes para funcionar correctamente. Aquí radica la importancia de la alimentación saludable, ya que en función de los nutrientes que reciba nuestro cerebro, su actividad será diferente. Y es más, la composición de cada comida tiene un efecto directo en nuestro cerebro.

Un nuevo estudio realizado en Escocia parece confirmar los beneficios de la dieta mediterránea, en este caso centrados en la salud cerebral. Los investigadores recogieron información dietética de 967 personas de 70 años que no padecían demencia. Incluso después de tener en cuenta otros factores que podrían afectar al volumen cerebral (como el nivel educativo, la diabetes, la hipertensión o la edad), las personas que seguían más de cerca los hábitos alimentarios habituales de los países mediterráneos mantenían un volumen cerebral mayor.

Importancia de la neuroplasticidad  en la reserva cognitiva

No queremos terminar, sin abordar el término plasticidad, que ha sido utilizado para referirse a supuestos cambios en la organización neural que pueden tomar forma en muchas modificaciones del comportamiento, tanto a corto como a largo plazo. Éstos incluyen maduración, adaptación a un entorno cambiante, aprendizaje específico y no específico, y ajustes compensatorio en respuestas a pérdidas funcionales como consecuencia del envejecimiento o de un daño cerebral (Berlucchi & Buchtel, 2009).

La reserva cognitiva está relacionada con la plasticidad de las neuronas y sabemos que llevar un estilo de vida saludable impacta directamente en la formación, desarrollo y optimización de nuevas vías neuronales. Esto puede compensar los déficits relacionados con la edad. Ya que las neuronas que se mantienen activas son capaces de establecer nuevas conexiones con otras cuando mueren aquellas a las que estaban conectadas y, las que no se ejercitan, no pueden crear una nueva conexión, así que acaban muriendo también. Esta conexión entre ellas será clave para que nuestra reserva cognitiva sea mayor o menor y, por ende, para conseguir que nuestras capacidades mentales sean mejores o peores.

 

Imagen de Pixabay.

¿Te ha gustado este artículo? Déjanos tu valoración:

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Escribe un comentario

Llamar